Lourdes Galán: “He hecho un camino hacia la salud total”

Tiene 46 años y le diagnosticaron esclerosis múltiple en 2008, después de ser madre. Su vida ha cambiado radicalmente tras conseguir dejar de fumar, cambiar la dieta y empezar a hacer deporte. Dice que la vida es un equilibrio entre lo físico, mental y espiritual.

– ¿Cuándo te diagnostican?

En 2008, después de tener a mi tercera hija. Estaba en un hotel. Entré en la ducha viendo con los dos ojos y salí sin visión en uno. Sí que es verdad que hacía semanas que me picaban mucho. En el hotel estaba también una amiga enfermera. Se lo conté y me dijo que el lunes fuera al médico de cabecera.

– ¿Fuiste?

Fui a mi óptica de siempre porque llevaba gafas y en la óptica también me dijeron que acudiera al médico de cabecera.

– ¿Y entonces?

Fui y la doctora me dijo que fuera a urgencias del hospital. Supongo que ella ya debió de ver algo, porque daba el perfil total de 90-60-90 de la esclerosis múltiple. Mujer, madre reciente, 33 años… Enseguida me diagnosticaron.

– ¿Cómo te lo tomaste?

Estaba asustada, porque mi marido y yo pensábamos que tenía un tumor como un piano. Él no me lo decía y yo tampoco se lo decía a él. Recuerdo cómo después del diagnóstico subimos al coche y mi marido dejó caer la cabeza contra el volante y dijo: “Mira, Lourdes, no es lo que yo creía. Por tanto, bien, y de ahora en adelante hay que disfrutar de la vida”. Pero no sabía exactamente lo que se venía.

– ¿Cuándo viste lo que se venía?

Cuando empecé a ir la unidad de esclerosis múltiple y vi a gente arrastrando los pies, gente con silla de ruedas… Eso era superior a mí porque no quería terminar así.

– ¿Y qué hiciste?

Fui superándolo poco a poco. Es un regalo poder vivir en familia. La enfermedad tiene un sentido, a mí me ha curado cosas malas como la soberbia. La esclerosis múltiple es una cura de humildad porque veo que no controlo nada.

Ahora estoy en un ensayo clínico y no sé qué va a pasar. Hoy estoy bien y mañana no lo sé. En mi casa me he sentido muy fuerte y libre y también en un grupo de la iglesia donde me siento libre para expresar mis miserias.

La esclerosis múltiple es una cura de humildad porque veo que no controlo nada.

– ¿Cómo te cambió la vida cuando te diagnosticaron?

Me marcó mucho tener que dejar de dar el pecho a mi hija por la medicación.

– ¿Ha habido más cambios?

Muchas veces me siento muy cansada. El calor me afecta mucho, pero lo que desgasta la esclerosis múltiple es la autoestima. No estás en situación de depresión, pero estás ahí. Y eso al principio me frenó mucho.

No me cuidaba físicamente hasta que me di cuenta de que tenía que hacer lo contrario. Que hay que luchar, y aquí hice un cambio con la alimentación y el deporte.

– ¿Cuándo empezaste ese cambio?

Cuando dejé de fumar.

– ¿Por qué lo dejaste?

Empecé a fumar a los 15 años porque entonces era trending. Durante los embarazos de mis tres hijos seguí fumando. Después del diagnóstico un día fui al dentista porque tenía las encías negras y me asusté un poco.

Le conté al dentista que estaba asustada y que tenía esclerosis múltiple. El dentista me dijo que fumar era fatal y me envió a la doctora de cabecera para que me ayudara a dejar de fumar.

No me cuidaba físicamente hasta que me di cuenta de que tenía que hacer lo contrario. Que hay que luchar.

– ¿Y te ayudó?

Me enseñó toda la gama de productos que había de ayuda para dejar de fumar, pero cuando vi el precio… Tenía tan poca confianza en mí… pensaba que malgastaría el dinero porque no sería capaz y no podría dejar de fumar.

– Sin embargo, lo dejaste.

Sí. Pasé dos semanas con síndrome de abstinencia. Lo conseguí con caramelitos, sustituí el tabaco por caramelos y gané unos cuantos kilos, que sumados a los que ya tenía después de haber tenido tres hijos… Me había engordado mucho y mi autoestima estaba por los suelos, ya no solo de la enfermedad sino de no sentirme guapa.

– Pero el hecho de lograr un reto como dejar de fumar debía de llenarte de orgullo.

Sí, pero decidí que me tocaba ponerme guapa y hacer dieta. Y veía que era imposible. No podía hacer ambas cosas: dejar de fumar y hacer dieta. Probé muchas cosas hasta que antes de la pandemia los reyes me trajeron una bicicleta.

– ¿Y qué tal?

Al principio cuando la cogía de semáforo en semáforo me moría. Mi hija pequeña se reía de mí porque me costaba mucho. Me sentía como en los dibujos animados, parecía el elefante o el mamut. Sentía vergüenza. Después de la pandemia volví a coger la bici y como seguía haciendo dieta me he ido adelgazando.

– ¿Cuántos kilos has perdido?

Casi 30 kg.

– ¡Así que lo has conseguido!

Sí, he hecho un camino hacia la salud total.

– ¿Has sufrido en la dieta?

No, me daba miedo hacer cosas raras porque tengo esclerosis múltiple, así que fui a un centro en el que me han enseñado a comer bien y estoy muy contenta.

Lo que más me cuesta es pensar que me encuentro mejor que nunca, me encuentro más guapa que nunca y, sin embargo, tengo nuevas lesiones. Esto es un choque, porque me han tenido que cambiar la medicación.

– Después de todo lo que has pasado, ¿qué recomendarías a alguien a quien le diagnostican EM?

Recomiendo un balance en la vida a nivel físico, mental y espiritual, porque las 3 cosas son súper importantes. Físicamente, es fundamental una dieta sana y hacer deporte para sentirte viva. Mentalmente, siento paz, disfrute y libertad cuando hago deporte, tengo el sol de cara y noto el aire…

Recomiendo un balance en la vida a nivel físico, mental y espiritual, porque las 3 cosas son súper importantes.

– Decías antes de que la iglesia te ha ayudado espiritualmente.

Sí, siempre he sido creyente, pero cuando tienes algo que no controlas y te da miedo y te hace sufrir… Yo soy afortunada, porque después de 13 años estoy así y doy cada día gracias a Dios por eso.

Aun así, cuando me llaman y me dan malas noticias sobre la EM me hundo y necesito esperanza, y esa esperanza la he encontrado en la iglesia. Otras personas lo consiguen en otros sitios.

*Puedes leer el artículo que ha escrito Lourdes sobre cómo ha conseguido dejar de fumar y hacer un cambio en su vida aquí.

 

Debe iniciar sesión para comentar.

¿Tienes una cuenta? ¡Inicia sesión ahora!

¿No tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Carrito
  • No hay productos en el carrito.