¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica y de momento sin cura del sistema nervioso central, que se da más en mujeres que en hombres. Es una de las enfermedades neurológicas más comunes entre las personas jóvenes de entre 20 y 40 años y la segunda causa de discapacidad en los países desarrollados.

La esclerosis múltiple también es conocida como la enfermedad de las 1.000 caras y se presenta en diferentes síntomas en cada persona. El hecho de tener una diversidad tan grande de síntomas, dificulta el diagnóstico que se realiza a través de distintas pruebas médicas que descartan otras enfermedades.

Los diferentes síntomas pueden ser la manifestación de diferentes enfermedades que se deben descartar antes de llegar a un diagnóstico definitivo.

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune. Esto significa que el sistema inmunológico ataca estructuras propias del organismo, como es el caso de la mielina. La mielina favorece la conducción de los impulsos nerviosos, por lo que cuando resulta dañada se produce una interrupción de esta transmisión y aparecen los síntomas y signos característicos de la enfermedad. Estos ataques del sistema inmunológico a la mielina se conocen como brotes. La evolución de la EM es diferente en cada persona.

 

Esclerosis Múltiple Remitente-Recurrente

La esclerosis múltiple remitente-recurrente es el tipo de esclerosis múltiple mayoritario. Los síntomas después de un brote disminuyen o desaparecen espontáneamente en un período que puede durar de días a meses. Los síntomas variarán de un episodio a otro según la zona del sistema nervioso central afectada.

Este tipo de EM es más frecuente en mujeres y se suele dar en estadios tempranos de la enfermedad, aunque muchas personas permanecen en esta fase el resto de sus vidas.

Esclerosis Múltiple Primaria Progresiva

La esclerosis múltiple primaria progresiva se caracteriza porque la aparición de los síntomas se produce de forma progresiva. Especialmente los relacionados con la habilidad de caminar y la fuerza motora. La esclerosis múltiple primaria progresiva tiene la misma incidencia en hombres que en mujeres.

Esclerosis Múltiple Secundaria Progresiva

Un 25% de las personas que tienen esclerosis múltiple remitente-recurrente evolucionan con un empeoramiento neurológico progresivo que deriva, con los años, con la esclerosis múltiple secundaria progresiva.

Esclerosis Múltiple Progresiva Recurrente

La esclerosis múltiple progresiva recurrente es el tipo menos común. Sólo un 3% de las personas con EM tienen el tipo progresiva recurrente. Este tipo de esclerosis múltiple se caracteriza por una progresión constante de la enfermedad, sin remisiones.