5 consejos para controlar los síntomas de la ansiedad

Tras recibir el diagnóstico de la esclerosis múltiple, es habitual tener síntomas relacionados con la ansiedad o depresión. Te presentamos algunos consejos para hacerles frente.

Se trata de una enfermedad crónica y degenerativa, por lo que es normal que al conocer el diagnóstico a uno le advenga la tristeza, esté menos afectivo o sienta un miedo irracional. Estos síntomas psicológicos pueden desaparecer con el tiempo y reaparecer en el transcurso de la enfermedad, pero es importante no confundirlos con los síntomas físicos propios de la esclerosis múltiple.

Los síntomas menos frecuentes de la síntomas de la EM. Entre ellos, cabe destacar las parestesias en las extremidades como hormigueos, mareos o brotes de esclerosis múltiple. A continuación, se presentan algunas recomendaciones para lograr controlar los síntomas de la ansiedad.

 

  1. Reconocer que se tiene miedo de algo. La base de la ansiedad es el miedo. Saber diferenciar el miedo y afrontarlo permitirá reducir los síntomas de la ansiedad de forma progresiva. Hay que tener muy claro que admitir el miedo no es sinónimo de fragilidad. Es la única forma de poder controlarlo.
  2. Realizar actividades de distracción. En momentos de ansiedad, muchas personas experimentan un bloqueo mental que les impide seguir con las actividades cotidianas. Los ejercicios de distracción requieren la atención de quien los realiza y, por lo tanto, ayudan a combatir los momentos de ansiedad. Jugar a videojuegos, practicar algún deporte ligero, realizar meditación o pintar son algunos de ellos.
  3. Saber identificar las crisis de ansiedad y/o de pánico. Una crisis de pánico dura habitualmente entre 20 y 30 minutos. Los síntomas a través de los cuales se manifiesta suelen ser hormigueos esporádicos, sensaciones de irrealidad, miedo, mareo repentino, etc. Si aparecen de manera aguda y repentina, lo más probable es que formen parte del propio cuadro de ansiedad, sobre todo si desaparecen al tomar algún ansiolítico o relajante. Es importante saber identificar dichos síntomas para diferenciarlos de aquellos derivados de la esclerosis múltiple.
  4. Comunicar aquello que uno siente o padece. El mejor modo de entender lo que a uno le sucede es explicárselo a otra persona. Poner palabras a los sentimientos y sensaciones permite definirlos. Y liberarse de aquello que preocupa ayuda a filtrar la ansiedad. De esta manera se crea un vínculo de confianza con los demás que crea un entorno seguro.  
  5. Trabajar la confianza en uno mismo. Aprender a cuidarse y premiarse por los logros es fundamental para reforzar la confianza en uno mismo. Esta genera seguridad y control sobre cualquier situación que pueda acontecer.

 

Sara Navarro

Psicóloga

Fundación Esclerosis Múltiple

 

Bibliografía:

Ensari L., Pilutti L., & Motl R. (2017). Depressive symptomology in Multiple Sclerosis: Acta Neurol Scand, 10:23-30.

Gay M., Bungener C., Thomas S., Virgnaud P., Thomas P., Baker R., Montel S., Heinzlef O., Papeix C., Assouad R., Montreuil M. (2017). Anxiety, emotional processing and depression in people with multiple sclerosis. BMC Neurol. 23;17(1):43

Possa M., Minacapelli E., Canale S., Comi G., Martinelli V., & Falautano M. (2017). The first year after diagnosis: psychological impact on people with multiple sclerosis. Psychol Health Med, 6:1-9.

Debe iniciar sesión para comentar.

¿Tienes una cuenta? ¡Inicia sesión ahora!

¿No tienes una cuenta? ¡Regístrate ahora!

Carrito
  • No hay productos en el carrito.